martes, 22 de septiembre de 2009

a radio Cristiandad - sobre el caso de Antonio Hortelano

He sido una víctima, o mejor dicho rehén, de los servicios de inteligencia de Argentina, quienes actúan en connivencia con la CIA.
Me pregunto para qué sirvió el ocultamiento como secreto de Vaticano (¿protegida?) si a estas alturas está por cumplirse la profecía de la logia Memphis (Hamilton - Pike) sobre la Tercera Guerra Mundial.
Ser la Tercera Posición (ni yanquis ni marxistas) es una postura política que encadena a los pueblos al dominio de los poderosos del Norte. La Iglesia lo supo siempre y lo sabe ahora de mi boca, puesto que he recurrido al Obispo de Avellaneda (cuna del narcotráfico y lavado internacional a través del Fútbol y AFA) y por supuesto, Frassia ni me dio la reunión ni su párroco José Fracchia, dirigente de Racing Club, aceptó darme crédito.
Con curas de esta calaña entiendo por qué la Iglesia Católica (a la que pertenezco desde el ecumenismo y como cristiana) tiene fecha de caducidad : 2012.
Pongo por testigo a estos curas de que me presenté en la Catedral de Avellaneda y en la Sede Obispal y expliqué mis estudios e investigaciones privadas (ajenas a todos los servicios que me han espiado durante décadas) y lo único que obtuve fue malos tratos y desprecio.
Al poco tiempo de mi "profecía" que no era tal, Israel invadió Gaza y ocurrió el "terremoto" de advertencia al Vaticano, justamente cuando Obama andaba cerca, en Europa.
¿Qué debo hacer ahora?



Lu



Y más aún, conociendo los métodos de las masonerías secretas, sospecho que Hortelano es un apellido ficticio porque la Iglesia es como el perro de don Antonio: No come ni deja comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario