viernes, 4 de septiembre de 2009

Los maras y el silencio mediático (cc blog)

Los mareros están con nosotros, y los narcotraficantes, Viviana, también. Y los hipócritas. Y los miserables. Y los mentirosos. Y la CIA queriendo controlar todo lo que intente destruir sus bellos negocios del capitalismo especulativo.

Eso se llama "sociedad contemporánea".

¿Cómo se patentan las ideas? ¿Existe tal posibilidad?

¿Si alguien fue primero y no lo registra debidamente deja de ser el "autor material o intelectual" de una obra?

¿Quién determina qué persona ha sido la primera en pensarla y quien es una "eminencia" o "prestigioso" según el establishment por difundirla?

¿Se puede ser original en alguna cosa, alguna vez, y merecer calificativos ostentosos que solo se asignan según el bolsillo del "creador"?

¿Mil palabaras valen menos que una foto o viceversa?

Lamento mucho lo de Christian Poveda, si es que se trata de un personaje real (y no un ostensible heterónimo de algún fotógrafo del pasquín mediático que quiere abaratar costos, y firma con varios nombres sin obligación de mencionar las fuentes, como se estila constantemente) y no fue inventado por la pluma de los petulantes gabomarquistas, mariovargasllosianos, y plumillas del PEN, del Nuevo Periodismo Tom Wolf(e) Iberoamericano, que son capaces de mantener vivo a Fidel y de inventarse un zócalo multitudinario de subcomandantes "Marcos que no tienen Foto" y andan cubiertos con pasamontañas en un país de clima tropical.

¿A qué sabías que el 30 de setiembre se estrena un documental de Poveda donde se muestran asesinos de las pandillas, tan reales como los que se ha fabricado Wallace Souza para ser primero en el rating de Brasil y llegar a ser diputado?

La de Poveda ha sido una muerte muy oportuna para evidenciar dónde están los malos, ahora que se anda hablando de despenalizar el consumo de drogas para beneficiar a los grandes tatuados de las mafias que tendrán así asegurada la venta hormiga y sobre todo sin tributar impuestos -que bien podrían generar asistencia concreta contra la pobreza, sin limosnas de fundaciones ad hoc- para socorrer a los marginados y excluidos del sistema, en lugar de LEGALIZAR la venta de estupefacientes y drogas prohibidas y acabar de una buena vez, con los asuntos turbios del eje Norte/América- Unión Europea.

¿Quienes son los civilizados y quienes los bárbaros?

Si tuviera que elegir entre un mara desesperado y un culto (de cultivado) pollo de Harvard ensoberbecido en su funda de traje carísimo y maletín de cuero legítimo, adiviná a quien preferiría.




Lu







Y ya que estamos living la vida loca... muy linda la nueva cara del blog Civilización y Barbarie.


Felicitaciones.



Lu

No hay comentarios:

Publicar un comentario