martes, 25 de agosto de 2009

Un editorial bárbaro, Marcelo.

Te felicito.


Lu

Una pregunta retórica porque sé que no tendrá respuesta:

¿Que ideología política tendrá torombolo?

Yo me defino como de tercera posición, tercera vía, el justo medio, el desarrollo sustentable, el orden social equitativo y soy heredera de Mitre y de Sarmiento, de Urquiza y de Rosas, de Perón y de Illia, de Irigoyen y del neoliberalismo, de Alem, de Bravo, de Mariano Moreno, de Paso, de tantos...

De los miserables que nos puso el dolar a precio regalado y nos endeudaron, privatizaron lo que hoy se estatiza e instalaron la cultura de la droga, no. No me interesan.

Sin embargo, no dejo de reconocer que de ese modo burdo, la clase media pudo conocer el mundo a precios subsidiados por el Gobierno.

Por supuesto, que siempre renegué de todo lo que el sistema hacía mal (la mayoría de las cosas, claro)y no de las cosas que traen felicidad y progreso, pero soy optimista y pienso que si se abren los corazones lograremos acabar con la corrupción enquistada, con las políticas de antiguallas (keynesianas, conservadoras, neoliberales, comunistas, todas desastrosas) y los regímenes tiránicos.


De lo que no seré heredera, en estos tiempos (porque San Martín, Belgrano y Perón fueron generales) es de los asesinos, represores, genocidas sean criminales comunes, militares o montoneros, que hacen justicia por mano propia
y que se arrogan la suma del poder público de sus verdades que consideran absolutas y enfrentan a los argentinos como en los viejos tiempos de unitarios y federales,
tristes épocas, parecidas a las actuales en los que Gran Bretaña hacía los mejores negocios con nuestro endeudamiento consentido y la sangre de nuestros pueblos.


Tampoco me consta si las frases aisladas y sacadas de contexto demuestran una verdad. Si Perón hubiera dicho eso de "Alpargatas si, libros no" ¿por qué fue uno de los presidentes que más escuelas públicas inauguró, fundó la educación técnica (artes y oficios) en el nivel secundario, el poder adquisitivo hizo exitosa la industria editorial -que las fotocopias primero y la ignorancia de los gobiernos posteriores vinieron a destruir y se encargó de educar a los argentinos a través de sus avanzados dicursos a favor de proyectos nacionales, populares y de gran bienestar para todos los ciudadanos que se dedicaron a producir en lugar de especular para el gran reino instituido por ONU, de los bancos aliados.


La organización vence al tiempo.


Ojalá podamos recuperarla, porque cayó en manos de bárbaros (extranjeros y mercenarios).

No hay comentarios:

Publicar un comentario