miércoles, 12 de agosto de 2009

A Serrat y Sabina les cerró la boca de un plumazo el presidente mexicano Calderón.
por expresa orden de Slim Helú, Felipe González, grupo Clarín/NPI y Sony BMG, que es igual a decir la coalición de multimedios/pactos políticos secretos de la bipolaridad yanquis y marxistas/música y fútbol -el circo para la gilada, como se jactan en denominar a los ingenuos espectadores que pagan los altos precios de la ingeniería de manipulación del dinero negro del capitalismo corporativista, que enriquece a sus súbditos de la noche a la mañana.
Joaquín festejó, por supuesto. Otro lance de torero que lo dejaría invicto.
De nuevo el silencio de los piratas, que él enfatizó en la tapa de la Revista Rolling Stones, pidiendo silencio a la tribu de mercenarios; pero para Joan Manuel fue un golpe de cross del que todavía anda temblequeando. El paladín de la conducta ética siendo cómplice de los poderosos narcotraficantes de la Fundación Alas, no parece un destino prestigioso para un hombre con la magnitud del catalán: con premios internacionales de la Legión, doctorados Honoris causae y reconocimientos de todas las áreas doctrinales y literarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario