domingo, 9 de agosto de 2009

a foolonthehills en el foro de js.

admirado fool: es evidente que estás hablando de lo que
Joaquín Sabina le hizo a Luxía Folino, pero te diré
algo. Ella superó la agresividad del hombre y
comprendió que su única intención era la de encontrar
un o una enemigo íntim@, alguien que no pudiera
reclamarle nada en la vida real pero a quien gozar como
chivo expiatorio de sus miserias.

Ella ignoraba que estaba enfrente de un psicópata narcisista, cuya enfermedad retozaba entre la histeria y la esquizofrenia.

Ella sufrió el histeriqueo que ejerció sobre su persona por más de 30
años, identificándola con su primera esposa, su novia no novia, los actos
despóticos de alejarla de su círculo de amistades e influencias, la
proliferación de sus cientos de mails diarios con nicks falsos en páginas de cantautores y correos personales, la permanente presencia encubierta en el chat, msn, los 70 llamados que hacía a los medios de prensa para
acosarla y las miles de alusiones poéticas de su obra
no eran sino un enganche perverso para mantener su atención.

En el transcurso de diez años dejó un reguero de
pruebas que no ha visto quien no las quiso ver. Lo que
parece más indignante que el comportamiento de Joaquín
Ramón ( a quien rvalenzuela dice representar) es que
sus socios, productores, allegados, asistentes, amigos
de prensa y políticos encubrieran con total cinismo por
causas que terminaron siendo un brutal ataque contra
los pueblos y que perpetraron el delito de avance de
las ultraderechas, cobijados por la música de hombres
del estatuto moral de Sabina y CIA.
Hoy el hombre ha seguido otros caminos: facebook,
twitter. Allí encuentra sus nuevas víctimas y se regocija de su picardía.

Menos mal que ya no entro más en redes sociales porque son el puro estar sin decir, una veta publicitaria que ignoro que repercusión pueda tener en el negocio de
venta artística, como puede apreciar cualquiera que haya tenido acceso a esos servicios alguna vez.

Que tengas dulces sueños, lo bueno de todo es que el foro siempre ha estado cerca para calmar las ansiedades y aunque no se hacen amigos en la red se combate la soledad y el mal humor leyendo tonterías combinadas con buenas obras o fragmentos del arte literario y el pensamiento filosófico y sociopolítico.


Así que hombre, estamos en paz.


Esto no ha sido una guerra, porque como bien sabes dos no pelean si uno no quiere. Ha sido una puja de intereses que estableció unilateralmente el señor de
Úbeda y por lo que hemos podido advertir, le fue muy pero muy bien económicamente en estos últimos dos lustros, especialmente.


Lástima no haber seguido su ejemplo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario