martes, 7 de julio de 2009

juan cruz

Quedamos mucha gente como ese Juez, por fortuna no han logrado jacksonizar el planeta crítico y pensante, y la historia del avión ya la recordaba, porque no recuerdo bien, donde, pero la contaste antes o si leí alguna similar en otro blog de El país. Supongo.

Así que ya que estás de intermediario, pásale mi factura al autor del morbo que alimentó mi sometimiento al experimento Pandora, Panda, Pandemia, y dentro de unos años quedarás como uno de mis apóstoles.

A propósito, el Papa Benedicto en la encíclica ratificó mi concepto sobre hacer la REVOLUCIÓN ÉTICA Y POÉTICA y sostener LA VERDAD a toda prueba.
En épocas de crisis irreversible y manifiesta del periodismo gráfico, donde hay tanto en juego, por burlarse de los lectores considerándolo poco menos que niños del kindergarten, no está mal, que teniendo al alcance un medio horizontal, como lo llama tu amigo, mi admirado Vicente Verdú, dejaras de seleccionar el material que te conviene y hablaras sobre el que nos concierne a todos, los motivos del lobo, por supuesto.


Lu

Hago mías tus sabias palabras:

Como si el cohecho no fuera un delito sino un rasguño moral, un silbido, nada, como hoy mismo se observa en algunos titulares de la prensa de la desfachatez.
Pregunta por La Jime que gime.

No hay comentarios:

Publicar un comentario