martes, 14 de julio de 2009

A mí no me dicen nada.

Son sólo imágenes aisladas que podrían tener mil lecturas distintas, porque no está la palabra que las enmarque acertadamente y para colmo ni siquiera son imágenes controversiales, como la ficta fotografía de Obama mirando el trasero de la señorita con la boca cerrada, mientras Lula la sujeta para que no se abalance contra el mandamás de la ONU.
Aclaro que no vi la mencionada truchophoto en The New York Times, -lo cual sí sería un dato empírico elocuente- si alguien tiene el link que me lo pase.

Más aún. Imágenes de una esperanza para los humildes y un festejo (como no) para los países a quienes muchos consideras bobos y permiten ser sodomizados por su sistema de reparto.

Ni me hubiera molestado en filmarlas si hubiera ido a festejar lo que nadie debió haber festejado. Por suerte y para aliviar mi conciencia pecaminosa -por haber apoyado a Néstor en el 2003, engañada por mi inexperiencia y mi confianza en los hombres que ya habían estado asumiendo las dificultades del poder público- no fui.


Ahora si los argentinos nostalgiosos y agringados van a venir a hablar de patria, pobreza y diferencias de clases, poniéndome la cucarda, como suelen hacer los ignorantes, con el mote de "gorila" me tiene sin cuidado.

Solo una aclaración:
Los K. tienen 28 millones de dólares declarados -en negro cientos de millones más, probablemente- y mirá como estamos los argentinos entregados a la corrupción, la desigualdad, la insentatez y las inseguridades de un país al borde del estallido social.

Pero entre Macri y De Narváez (según la wikipedia), los dos solitos, tienen más de MIL MILLONES de dólares.

No me quiero imaginar el resto. O sí me lo imagino y no me equivoco.

Eso es el resultado de la autodestrucción de los pícaros acomodados que se ocuparon de mentir, manipular y conspirar en pactos secretos por orden de Cheney y la CIA para sus pequeñas prioridades egoístas.

Mientras oficialismo y oposición pactan sus componendas, sigan pensando que la pandemia tiene algo que ver con la preocupación de los estados por la gripe. No hace falta ser bruja para adivinar cómo seguirá esta historia.


¿Lo bato o no Lobato?
Escuché que ña Zulma se hizo conocida por un programa en Crónica, en el que apareció para quejarse de malos tratos y terminó convertida una "artista del travestismo".
Me hizo acordar a Nina Peloso, no sé por qué.




Lu

No hay comentarios:

Publicar un comentario