martes, 30 de junio de 2009

a nanopoder

Néstor: ¡qué grande!

Vos solito le arruinaste la vida a tu jermu, a Scioli, a Ocaña -una buena ministra- y a varios intendentes del distrito.

Primero con el mantenimiento a ultranza del clan Fernández, después con la impudicia y la soberbia -lo que más repite la gente- con la que manejaste el asunto del campo (y eso que en mi carta a la Cristi, a quien no voté ni siquiera en el 2005 como Senadora de mi Provincia, le advertía que se cuidase porque dormía con el enemgio);después con los candidatos testimoniales, los índices imaginarios de Moreno, con la elección a dedo de candidatos sin preparación intelectual adecuada para formular propuestas legislativas, con la prepotencia de que si no ganaban era la hecatombe, y por fin, mintiéndole al pueblo:

NO PERDISTE POR UN PUNTITO, INTERNESTOR.

PERDISTE PORQUE EL 70% DEL ELECTORADO TE FUE ADVERSO, Y LA ESTRATEGIA DE ELEGIR UNA INTERNA JUSTICIALISTA PROVOCÓ UNA AUSENCIA DEL 30% DEL ELECTORADO A LAS URNAS.

Es una pena no poder medir el grado de disgusto, que vamos a canalizar nosotros, PORQUE TRAS EL PACTO DE OLIVOS Y LA REFORMA CONSTITUCIONAL última, EL VOTO EN BLANCO NO SE COMPUTA Y ESO SUMA PORCENTUALES FICTICIOS.


Es lo que tiene el Paco (de Lucía). Es barato, adictivo y cuando improvisa guitarreando se paran a escucharlo todos los ratoncitos.

Rememorando a Dolina (a quien respeto enormemente pero no comprendo en su desolación):

¡Cómo será la laguna que el chancho la cruza al trote!

2.-
Seba: Yo también voté a Sabatella y apoyé a Pino Solanas, personalmente, comunicándome con las oficinas de la Capital Federal, para interiorizarme de quien o quienes eran los candidatos de su partido en Avellaneda.

Lamentablemente, aún no tiene en la Provincia una estructura establecida.

En lugar de estar decepcionado considerémoslo un oportunidad, un espacio vacante, pensá que la Comandante de los pueblos, que soy yo, (sin comentarios) los apoya.

Esta bipolarización que pretendieron con cuatro millones o cinco millones de dólares en campaña, pagados con fondos genuinos de los ciudadanos y por la plata negra del mercado, que nunca sabremos con certeza cuánto fue en realidad (no diremos de donde la sacan pero lo advertirán rápidametne los lectores) no pudo ser institucionalizada porque "el dengue y los mosquitos" decíamos:

partidos chicos, cambios grandes.

Acusarnos de "pandemia" fue un error garrafal, porque el pánico y los barbijos del silencio fueron "piantavotos".

(Este diagnóstico va gratis, por si te engañaron los dirigentes deportivos aficionados que te acompañan).

No te lo dije antes para que no tuvieras chance de recapitular.
Lógicamente.
Siempre nos queda un as bajo la manga.

Full house.
Generala Servida.

Ahora, la oportunidad provincial es para Martín Sabatella y de la generación que sigue.

No a la corrupción.
No a la despenalización sin legalización.
En cuanto comiencen los debates habrá que insistir con este punto.
Sí a las ideas del Proyecto Sur.
Sí a los que se plantaron contra el aparato y responden al pueblo y no a los servicios internacionales (no haré mención porque son muchos triunfadores y excluidos).

No al proyecto Pandora que no volverán a saquear los miserables de siempre.

Estoy a disposición de la iniciativa.
Mi teléfono y mail están en todos mis sitios web.

Ahora sí.
No podemos entregarle el país a la derecha y ultraderecha oligárquica, que nos resultó útil para equilibrar poderes independientes, pero va camino a profundizar la brecha de la marginalidad social y la inseguridad pública.

NO A LOS SUPERPODERES DEL ADMINISTRADOR DE TURNO.





¿O qué se creían?

Lu

No hay comentarios:

Publicar un comentario